Trending

Cayó en Paraguay Cirilo Saucedo, uno de los proveedores de la banda de Los Monos

[ad_1]

Cirilo Amado Saucedo tiene 47 años y domicilio en la ciudad correntina de Itatí, aunque supo residir un par de años en el barrio Cabín 9, en el límite entre Rosario y Pérez. El hombre tenía pedido de captura nacional e internacional por ser parte de una banda narco que enviaba cargamentos de marihuana desde la frontera argentino-paraguaya a siete provincias del país, entre ellas a Santa Fe, donde abastecía a la banda de Los Monos.

La tarde del viernes, mientras conducía un auto por las calles de la ciudad paraguaya de Pilar, donde estaba aguantado, provocó un choque y la policía le exigió los documentos. El hombre no los tenía y entonces lo trasladaron a una comisaría y lo identificaron dactiloscópicamente. Así se supo que era buscado por Interpol y quedó detenido a cargo de agentes de la Dirección de Investigación de Hechos Punibles por carecer de documentos personales y por transgredir a la Ley Migratoria ya que no contaba con un registro oficial de ingreso a Paraguay. Pero se espera que en los próximos días sea extraditado y puesto a disposición de la Justicia argentina tal cual pasó en septiembre del año pasado con su hermano, Luis Alberto «El gordo» Saucedo, también apresado en Pilar y extraditado en el marco de una causa que investiga la Justicia Federal de Corrientes con apoyo de la Procuraduría contra el Narcotráfico de la Nación (Procunar).

Al ser apresado, «El gordo» Saucedo llevaba dos años prófugo y estaba sindicado como líder de una de las tres bandas que traficaban seis toneladas de marihuana por semana desde Paraguay hacia la ciudad correntina de Itatí bajo la complicidad de dirigentes políticos de esa localidad, funcionarios aduaneros y agentes de fuerzas provinciales y federales, todos los que fueron detenidos en el denominado «Operativo Sapucay», una causa que instruyó el ex juez federal Sergio Torres y que derivó en un juicio oral y público al que llegaron acusadas 36 personas (ver aparte).

En esa investigación, iniciada en 2014 cuando el juez Torres buscaba saber cómo se abastecían las bandas de narcomenudeo de la ciudad de Buenos Aires, la pesquisa llegó hasta Itatí, una localidad de 8 mil habitantes donde operaban tres organizaciones narcos. La comandada por «El gordo» Saucedo; la liderada por Carlos «Cachito» Bareiro, quien ordenaba el negocio desde la cárcel federal de Chaco donde estaba purgando una condena; y otra a cargo de Federico «Morenita» Marín, detenido en octubre de 2018.

De Itatí a Cabín 9

Así quedó acreditado que «El gordo» Saucedo, quien cobraba un sueldo de 7 mil pesos como empleado municipal de Itatí, tenía una flota de 25 vehículos de alta gama, entre autos, camionetas e incluso una lancha además de tres propiedades en la ciudad fronteriza. La sospecha es que esos vehículos eran utilizados por su organización para enviar la droga a Buenos Aires y a otras siete provincias, entre ellas Santa Fe, donde la droga era recibida en Rosario por su hermano Cirilo, quien vivía en una finca de Lapacho al 200 y la acopiaba en camiones estacionados en Cabín 9 para luego venderla a Los Monos.

«Llamativamente, los camiones con la marihuana proveniente desde Itatí quedaban estacionados y cargados con contenedores enfrente o a los lados de la subcomisaría de Cabín 9», explicó entonces una fuente.

Ya en febrero de 2017 los Saucedo aparecieron vinculados al aprovisionamiento de marihuana a Los Monos. Fue a partir de intervenciones telefónicas que ordenara el ex juez penal Juan Carlos Vienna en la causa que instruyó y llevó a juicio al clan Cantero e incorporadas por la Procunar al expediente de Itatí al conociese detalles de la relación entre correntinos y rosarinos.

En esas conversaciones quedó expuesto cómo cargamentos de marihuana que tenían como destinatarios a Los Monos eran aguantados en el barrio Cabín 9 «en camiones estacionados frente a una subcomisaría» cerca de la cual residía el ahora apresado Cirilo Saucedo, o cómo varios de los autos de alta gama que le secuestraron a su hermano en 2018 fueron adquiridos en una agencia de autos de Virasoro al 4100, en la zona sudoeste de Rosario.

Escuchas vinculantes

En el expediente abierto en Itatí, que instruyeron inicialmente los fiscales federales Flavio Ferrini y Carlos Schaefer con la colaboración de Diego Iglesias (Procunar) se confirmó «la hipótesis relativa a la ruta de distribución de estupefacientes utilizada por la banda de los Saucedo, es decir Itatí-Rosario».

Por eso la Procunar gestionó ante la Justicia rosarina las intervenciones telefónicas de la causa 913/12 en la que el juez Vienna investigó a Los Monos. Algunas de esas intervenciones expusieron que Walter Daniel Jure, uno de los condenados como integrante de la banda de Las Flores, charlaba sobre envíos de marihuana con Cirilo Saucedo.

Éste hombre coordinaba los envíos de marihuana a Rosario con Javier Elías «El patrón» Sánchez, investigado por el juez federal rosarino Marcelo Bailaque como líder de la banda de Los Patrones. Cuando Cirilo vio que el cerco judicial se cerraba sobre él, volvió a su ciudad de origen y de allí cruzó a Paraguay donde el viernes cayó preso.

Según la hipótesis de la investigación en Itatí, «El gordo» Saucedo era quien contactaba a los narcos paraguayos y conseguía la marihuana al otro lado de la frontera, mientras su hermano Cirilo y «El patrón» Sánchez coordinaban los envíos a las provincias argentinas.

El contacto con Los Monos era Walter Jure, quien conseguía los autos que entregaba la banda como forma de pago por la droga. Por otro lado, la hipótesis de investigación del juez federal de Rosario Marcelo Bailaque es que Sánchez llegaba a Rosario e «intercambiaba marihuana por cocaína y vehículos robados o adulterados» con Los Monos.

En ese marco hay que recordar que el 13 de marzo de 2014 «El gordo» Saucedo viajaba en un BMW dominio HHO768 por la ruta nacional 12 cuando fue detenido por Prefectura Naval. La Delegación Inteligencia Criminal de esa fuerza sabía que podía estar «relacionado a infracciones a leyes federales» y cuando le pidieron los papeles del auto sólo exhibió «una cédula de identificación automotor» radicado en José C. Paz (Buenos Aires) por lo que el auto fue incautado.

Pero cuando la policía consultó por el BMW en el Centro Informático de la fuerza surgió «que la verdadera titular era Verónica Noemí L.», una rosarina de 24 años y que el auto estaba anotado en el Registro del Automotor 6 de Rosario. Citada por la Fiscalía Federal, la mujer dijo que «nunca tuvo el rodado y que simplemente le había hecho un favor al dueño de la misma agencia de autos de Virasoro al 4100» de Rosario.

Pasados los días Saucedo tramitó ante la Justicia Federal la restitución del auto. Pero Prefectura obtuvo una copia del boleto de compraventa y así se supo que el auto estaba a nombre de Elías Javier «El patrón» Sánchez, uno de los proveedores de marihuana de Los Monos.



[ad_2]

Fuente: https://www.lacapital.com.ar/policiales/cayo-paraguay-cirilo-saucedo-uno-los-proveedores-la-banda-los-monos-n2567851.html

¿Te sirvió la información?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: