Trending

El director de la OMS, en la mira por el manejo de la pandemia

El director de la OMS en la mira: El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y antes canciller y ministro de sanidad de Etiopía, es por estos días una figura controversial.

El director de la OMS en la mira
El director de la OMS en la mira

Antes cuestionado por el nombramiento de Robert Mugabe como embajador de buena voluntad de la OMS y por sus elogios a Cuba y China, el Dr. Tedros, como se le conoce en los medios, enfrenta hoy una avalancha de críticas por su manejo de la pandemia del coronavirus COVID-19.

La senadora por Arizona, Martha McSally, ha pedido la renuncia de Tedros, director general de la OMS, y su colega de la Florida, Rick Scott, clama por una investigación en el Congreso sobre el manejo de esa organización en momentos de la crisis del coronavirus. Igual postura han asumido los senadores Ted Cruz, de Texas; y Ben Sasse, de Nebraska.

Los pedidos de renuncia ya aparecen en la página digital change.org con casi un millón de firmas. Otra petición en ese mismo sitio que aboga por su permanencia solo ha logrado unos dos mil firmantes.

El Covid-19

Hoy día, el titular de la OMS no ha cuestionado a Pekín por la política de ocultar los datos de la enfermedad, ni ha expresado preocupación -como otros miembros de la OMS- por la carencia de información proveniente de este país, tampoco ha condenado las medidas punitivas contra los críticos de la gestión de los comunistas chinos, como el caso del Dr. Li Wenliang.

Desde diciembre, cuando comenzó el conteo de casos y el doctor Wenliang lanzó la alarma, la OMS se limitó a repetir los informes provenientes de China sin cuestionarlos.

El tuit publicado por la OMS del 14 de enero, donde se afirmaba que no había temores de contagio persona a persona por el virus, de acuerdo con estudios preliminares realizados por las autoridades chinas, es uno de los ejemplos de la manera en que han llevado la crisis de salud mundial.

Luego de dos días de reunión (22 y 23 de enero), el Comité de Emergencia de la OMS se negó a declarar, tras profunda división de criterios, que la propagación del virus fuera una emergencia internacional, por lo que no fue catalogado como Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional (PHEIC). “Todavía no se ha convertido en una emergencia sanitaria mundial”, dijo entonces Tedros Adhanom en conferencia de prensa en Ginebra.

En un lenguaje muy diplomático, le pidieron a China más información y le agradecieron por las medidas que tomaban. Tedros hacía énfasis en que la OMS estaba en contra de que se impusieran limitaciones a los viajes.

En los reportes de la organización para el 23, 24 y 25 de enero se consideraba que la posibilidad de riesgo global era moderada. Solamente en el informe del 26 de enero, cuando ya se reportaban más de 2 mil casos en el mundo y de ellos 1.900 en China, es que reconocen erróneo el diagnóstico pasando a clasificar el riesgo de global.

Una semana después, el 30 de enero, ya era emergencia global (PHEIC). La enfermedad se había esparcido por 18 países, infectando a más de 7 mil personas y 170 muertos en China. Ese mismo día Tedros hacía énfasis en que la OMS estaba en contra de que se impusieran limitaciones a los viajes entre los países.

A finales de enero del 2020 viaja Tedros a China y tras un encuentro en Pekín con Xi Jinping se deshizo en elogios por lo que calificó de “compromiso de los líderes chinos en la lucha contra la enfermedad”. Y todavía a inicios de febrero no quería que se impusieran limitaciones de viajes con China y tampoco que se cerraran las fronteras con el gigante asiático, cuando países como Estados Unidos, Australia, Singapur y Rusia limitaban la entrada de chinos en sus territorios.

Recientemente la doctora Deborah Birx recordó que todavía el 3 de febrero el Dr. Tedros decía que no había razones para poner prohibiciones a los viajes.

El muy politizado funcionario de la OMS

Del 2005 al 2012 Tedros Adhanom Ghebreyesus fue ministro de Salud Pública de Etiopía, país continuamente afectado por enfermedades y que mantiene un sistema de salud precario.

Del 2012 al 2016, fungió como ministro de Relaciones Exteriores, en momentos en que el Índice de Democracia ubicaba tanto Cuba como Etiopía en la categoría de regímenes autoritarios. La nación africana se ubicó en el lugar 129, mientras que la caribeña en el 131.

Su doctorado es en Filosofía, especializado en sanidad comunitaria, siendo así el primer jefe de la OMS que no ha cursado estudios de Medicina.

En 2017 se convierte en el primer Director General de la OMS elegido por la Asamblea Mundial de la Salud de entre varios candidatos (un doctor británico y una cardióloga pakistaní) que proviene de África; tras varios meses de intenso cabildeo.

«Es muy político, no hay duda. Y a veces es demasiado político”, declaró Lawrence Gostin, profesor de leyes de salud global en la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown, recientemente a la agencia de prensa Reuters.

Su candidatura para la OMS tuvo el apoyo ferviente de China, el respaldo unánime de la Unión Africana (UA) y el de la administración de Barack Obama.

Para llegar a la jefatura de la OMS necesitó del apoyo de China. Y antes de las elecciones visitaba ese país e impartió una conferencia en la Universidad de Pekín, donde pedía mayor cooperación de la OMS con China.

El día en que fue electo, medios de prensa chinos destacaron su compromiso con el principio de Una Sola China, el lema de los comunistas de Pekín para impedir a Taiwán participar en organismos y asambleas internacionales.

Desde 2016, la China comunista impide a Taiwán que participe en los trabajos de la OMS, como lo estuvo haciendo en calidad de observador desde el 2009. Tedros ha mantenido la política de la República Popular de China (Pekín) hacia la República de China (Taipei).

En Taiwán, tanto la oposición como el gobierno piden que el país sea incluido en la lucha contra el COVID-19, dentro de los organismos internacionales.

La OMS omite en sus informes la estrategia que han aplicado en Taiwán con éxito. La cancillería taiwanesa manifestó a inicios de mes que la OMS no ha compartido la información que les han brindado sobre la manera de combatir el COVID-19 “en sitios web relevantes ni la ha incluido en los informes de situación diarios”.

El éxito con que esa nación ha combatido la pandemia es reconocido en el mundo entero y se considera líder en esta materia y su estrategia es digna de estudio y aplicación, como informara recientemente el Departamento de Estado.

Mientras fue el canciller de Etiopía, el país se abstuvo en la votación de la Resolución 68/262 de la Asamblea General de la ONU que condenaba la anexión de Crimea por parte de Rusia en marzo del 2014.

En el 2017, siendo Etiopía miembro del Consejo de Seguridad, se abstuvo en más de una ocasión en las votaciones para adoptar una resolución condenatoria al uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al-Asad.

Fue el representante de un régimen autoritario que en 2016 impuso el estado de emergencia en el país con una total represión y control sobre los medios de prensa.

Más de 11 mil personas fueron enviadas a la cárcel, incluidos periodistas independientes, activistas de derechos humanos, opositores políticos y en más de 600 se suman los muertos. El Parlamento Europeo, desde el 2014, en más de una ocasión ha condenado los arrestos, las desapariciones y la violencia contra los manifestantes en Etiopía.

En medio del fragor por la elección para dirigir la OMS en el 2017, el diario The New York Times informó que el candidato etíope había sido acusado de encubrir tres epidemias de cólera en su país natal en 2006, 2009 y 2011.

El diario The Washington Post advirtió en 2016 que en Etiopía a los casos de cólera los llamaban AWD (Acute Watery Diarrea/Diarrea Acuosa Aguda). El artículo se titulaba “Las cosas que Etiopía no quiere que tú sepas que pasan en el país”. En 2016 fueron detenidos e impedidos de ejercer la profesión en el país africanos los corresponsales de PBSThe New York Times y Bloomberg.

Ya al frente de la organización, en octubre del 2017, tuvo Tedros la ocurrencia de designar al dictador de Zimbabue, Robert Mugabe, como embajador de buena voluntad de la OMS, alabando el sistema de salud de esa nación africana.

Cuando hizo el anuncio en una conferencia en Montevideo, Uruguay, llovieron las protestas de médicos, activistas de derechos humanos y de gobiernos de todo el mundo. En menos de 48 horas tuvo que reconsiderar el nombramiento. La sanidad en Zimbabue es calificada como un “genocidio silencioso” por ONGs internacionales.

Cuba y Etiopía

El 24 de febrero pasado Bruno Rodríguez, canciller del régimen, asistió a la Sesiones del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU en Ginebra y de paso visitó las oficinas de Tedros para quejarse de lo que considera ataques de Estados Unidos para “desacreditar y sabotear” el envío de médicos cubanos a misiones por todo el mundo.

Desde mediados de febrero, el Buró de Derechos Humanos, Democracia y Labores del Departamento de Estado ha estado recordando las prácticas de abuso laboral en los contratos de los médicos cubanos que son enviados a trabajar al extranjero y pide transparencia en los convenidos y que se ajusten a las leyes del derecho internacional y al respeto por los derechos humanos.

Durante su período como canciller de Etiopía visitó Cuba en varias ocasiones, siempre alabando las relaciones entre los dos países.

En abril del 2018 estuvo en calidad de jefe de la OMS para dos eventos, la Convención Internacional «Cuba Salud 2018» y la Feria «Salud para Todos 2018».

Le recibió Díaz-Canel y José Ramón Machado Ventura, sin faltar la visita a la Escuela de Medicina, donde dijo sentirse inspirado y deseoso de que Cuba refuerce su rol en la sanidad internacional.

En entrevista con los medios oficiales de Cuba, dijo que entre sus planes estaba “reconstruir la confianza en la OMS”.

Su mandato como director general de esa entidad de la ONU comenzó el 1 de julio del 2017, por espacio de cinco años. A punto de cumplirse ya tres en el cargo, la desconfianza en la OMS ha aumentado y los pedidos para que abandone el puesto también.

Tal vez te pueda interesar: ⇨ Consulta de exoneración de tus facturas de ande por número de NIS según Ley 6524/2020

*Álvaro Alba (Cuba, 1963) Historiador y periodista especializado en temas de Europa del Este y la ex Unión Soviética. Vivió en la URSS, Ucrania y Rusia, y actualmente en EEUU. Estudió en la Universidad de La Habana y Universidad Estatal de Odesa, Ucrania, donde se graduó con una maestría en Historia en 1987.

Fuente: https://www.infobae.com/america/opinion/2020/04/10/el-director-de-la-oms-en-la-mira-por-el-manejo-de-la-pandemia/

¿Te sirvió la información?

Deja un comentario